Tiempos alien铆genas
Me han visto en la prensa en estas semanas pasadas: el se帽or de la bodega de la esquina de mi calle, donde compro vino (barato casi siempre), quien desde entonces me quiere invitar “a algo” cuando (yo) tenga tiempo. Si sales en el peri贸dico inmediatamente parece que tienes menos tiempo, que est谩s muy ocupado. La verdad es que este se帽or de voz y zapatos rotundos ya me trataba genial antes de esta nueva fase o desfase, incluso en cuanto a lo de invitar porque me ha regalado en alguna ocasi贸n una botella de su propia bodega, a pesar de que nuestra primera impresi贸n mutua fue muy Larry David, algo equ铆voca. Pero luego la relaci贸n se equilibr贸, se europeiz贸, y floreci贸 la armon铆a y hasta la qu铆mica. Lo que s铆 ha cambiado desde que me vio impreso y con confeti enredado en la barba es s贸lo la cuesti贸n del tiempo, ahora tengo mucho menos seg煤n 茅l. Tambi茅n me ha “le铆do” en las revistas, luego en este caso parece haber hasta m谩s inmersi贸n en la trama, el due帽o del bar de debajo de mi casa, donde tan s贸lo a veces desayuno, es cierto que mucho (huevos...). Y tambi茅n es verdad que durante una semana seguida hace meses, salvo alg煤n d铆a que fuimos a Malasa帽a, desayunamos juntos (tambi茅n mucho) LD Beghtol y yo cuando vino un tiempo aqu铆 a Madrid para preparar los fastos de la grabaci贸n de Superluv. No pasamos desapercibidos en un entorno digamos tan proverbial, ser铆a absurdo negarlo, y en cierto modo cuando me vieron en la prensa el otro d铆a todo cobr贸 m谩s sentido. Alguien del barrio ya le hab铆a dicho, al parecer, que yo era m煤sico, pero hasta que me descubri贸 en donde fuera que me viese no me dijo nada. Entonces result贸 cierto el rumor. Seg煤n 茅l en verano estar茅 muy ocupado, claro, si ya me lo tem铆a: otra vez mi agenda echa fuego. Existe esa concepci贸n supongo que debido a la tradici贸n folcl贸rica y de Verano Azul de Espa帽a, esas fiestas de los pueblos donde los ayuntamientos se gastaban todo su dinero y m谩s si pod铆an durante una semana larga del verano: toros, fuegos artificiales, petardos y folcl贸ricas, todo muy ruidoso y a punto de explotar y de llenar el psiqui谩trico de misteriosos, paranormales ataques de nervios. Ahora creo que sucede en menor desmedida (espero). Lo que no tengo claro es en qu茅 grupo de esos cuatro me incluyen ellos en este enredo, desde esa perspectiva suya de una sociedad que yo percibo como remota pero que quiz谩 en la calle lo m谩s razonable sea asumir que suceden muchos universos paralelos en tiempo y espacio simult谩neamente como en la ciencia ficci贸n pero sin ese componente que todos entendemos cuando decimos ciencia ficci贸n, sino en versi贸n t铆pica. Tambi茅n se ha informado de mi identidad el vendedor de cupones de la once, a quien tampoco compro demasiado, pero s铆 es el 煤nico a quien compro. Me suele tocar el reintegro, muchas veces, sin m谩s, sin menos. Seg煤n 茅l hac铆a mucho que no me ve铆a, en persona, porque verme s铆 me hab铆a visto del otro modo (alien铆gena). Pero no le extra帽贸 nada de nada, porque debo de estar muy liado, claro... Intentar茅 sacar tiempo y llegar al concierto de Barcelona de este s谩bado.