1.1.04

a. m.: antes de soltar, porque se mueven con virulencia, mis pálpitos para este año, quiero agradecer y dedicar al menos una entrega de este diario, ya simbólico desde la más absoluta arritmia frente a su supuesta y etimológica periodicidad, a mi fe.