puede que los que acostumbramos a parecer, y muchas veces a ser, alegres velemos una dif铆cil congoja en nuestro vac铆o. un camino parecido a los que suelen forzosamente vestir y sentirse espeluznantes, y desatan con mucha facilidad comedias asombrosas.