Si cuando oyes que alguien sube o baja una persiana lo confundes instintivamente con el aleteo de una bandada de pájaros serafines migratorios, si esto te pasa hasta que alguien te baja de la nube de látex y te enfrenta a la acometedora realidad, si comes más de una vez en un día gazpachos (siempre en plural, como tijeras) manchegos, que consisten en la ósmosis última de unicornios salvajes sobre lecho de setas policromadas y el caldo hirviendo de la resina de un aguacate milenario, entonces todo resulta desmedidamente metódico.
"Winter comes and snow. I can't marry you, you know. Without you the winter grows. I can't marry you, you know. Love me the way i love you..." (The Way, Bonnie 'Prince' Billy).