5.8.10


Rainbow, California
La Teoría Elemental del arco iris
Hay fenómenos naturales apoteósicos, esos que convierten a los escrupulosos en mugrientos, a las atléticos en enfermizos y a los gurús en resignados (y viceversa en todos los casos). Una pelota de goma realiza saltos asombrosos justo sobre la arista del tejado de una casa. Trayectorias de caída infinitas, aunque cae por una causa necesaria, la gravedad. Una cita a ciegas, organizada por amigos o familiares o por una empresa de contactos. Puede derivar en sexo ocasional o en estoicismo, en una sensación de delirio placentera o en una vida guiada por los principios de la razón y la virtud y la imperturbabilidad. Un sudoku está bien planteado si la solución es única, la antítesis de una canción. Un puzzle forma una figura combinando correctamente las partes de ésta, dividida en distintos pedazos. Pero la naturaleza hace referencia a la vida “en general”, que se extiende desde el mundo subatómico al galáctico, y eso es MÁS ALLÁ que un pasatiempo. Hay fenómenos naturales que no dejan ninguna duda: un OASIS que escribe las “eses” con “cincos”: OA5I5. Un gemido de cualquiera de las LUV, Mary, Iris, Shirley Maclaine... que coincide con el flujo de una cascada de hielo, cuando el agua congelada forma caídas pronunciadas en una catarata, y se va helando progresivamente. Las cascadas de hielo se escalan debido a su belleza y al desafío que plantean. En algunos casos, una cascada de hielo ofrece la única ruta posible, aunque son descritas popularmente como “peligrosas”.
Fuente de investigación y análisis: Wikipedia