Un dulce típico
Me comí un alfajor hace unos minutos. Creo que el último que me había comido (de los pocos que he probado) me lo dio mi amigo Gorka. El de hace un minuto tenía forma de ovni, color pálido, y, entre como si dijésemos la parte superior e inferior de la nave de maicena contenía una pista de patinaje de dulce de leche. Al primer mordisco me retrotraje a una espiral de Arquímedes, con la misma figura aplastada del dulce, y en mi cabeza se proyectaron flashes breves de sombras rojas, azules y verdes precipitadamente. El efecto arco iris. Me acordé de la canción de Mazzy Star “Disappear”, embriagada, somnolienta, ilusoriamente dejada. Perdí la conciencia, el uso de los sentidos, la inteligencia artificial, la metafísica. California dreaming, California somnolienta: The Carpenters. La familia de hermanos Karen y Richard Carpenter se mudó en 1963 a Downey, California, desde el frío de New Haven, Connecticut. Eso sí fue un cambio climático. “Karen no mostraba interés en la música. A diferencia de Richard, Karen jugaba al sófbol con los vecinos... Pero cuando la familia se mudó a Downey, Karen descubrió los tambores”· Richard sufría una adicción a un sedante-hipnótico. Tengo que ver esta película YA: Superstar: the Karen Carpenter Story.