En el Antiguo Oriente se fabricaban consoladores con boñiga de camello seca y recubierta con resina.