El IVA de los Servicios Funerarios ha subido del 8% al 21%, como el de las flores. Morirse ahora está por encima de nuestras posibilidades.