Y en la preciosa revista Madriz hablo de una brújula para desorientarse, y de Mimiyo Tomozawa y de La Nada.