A partir de ahora y para siempre el único deporte que haré será montar en bicicleta, nadar a contracorriente y Béla Bartók. Todas las demás disciplinas me convierten en un boxeador de circo. En alguna otra vida fui un salvaje pero en esta soy un músico mitológico.