Schroeder, el niño-pianista amigo de Charlie Brown, se da paseos por el bosque para inspirarse porque así lo hacía Beethoven. Yo lo hago por Schroeder.