Al final se enteraron de mi paradero y vino la policía: tengo que ejercer de primer vocal en las elecciones. No hay nadie que cante como yo.