Interior. Noche. Dos nubes tormentosas chocan cargadas de electricidad estática. Dentro las paredes del cuarto se convierten en la atmósfera vista desde la Tierra, de algún modo como en el cuento que hemos leído tantas noches de Maurice Sendak. Una paradoja espectral del ‘Body Art’ de Don DeLillo. Una grabación de campo electrónica de Matthew Herbert. Un flashback de algo que no recordábamos, o nunca nos dimos cuenta.