Hace tres semanas se publicó mi nuevo disco, On Junk. Lo recuerdo vagamente, si cierro los ojos no veo nada, cuando los abro un poco alcanzo a intuir algo de luz, y si los estiro plenamente entonces tengo cara de alucinado. Quizá los conciertos me despejen algo de mi narcolepsia, de mi propia prótesis, o al menos se la contagie a quienes me escuchen, a los que siempre agradezco infinitamente ser y estar, y así llame menos la atención entre una comunidad con baja tasa de delitos y anestesiada.

sounds and silences: The Handsome Family.