2.7.08

sounds and silences: SILVER JEWS
Hoy, amigos del espacio, doble entrega de mi intermitente diario porque Muni C. me ha llamado la atención.

1.
Hay básicamente dos tipos de personas. Z: Los que les gusta aquello que es casi exactamente lo que ellos mismos, o al menos cabe la posibilidad de que pudieran mimetizar lo que admiran si lo intentaran, es decir, se relacionan con empatía, connivencia, militancia, siguen siendo igual pase lo que pase, el mismo de siempre, con sus característicos tics y ese repertorio de chistes. K: Los que son como un río, por el que corre todos los días un agua segura pero incierta al mismo tiempo, un cauce en gerundio. No necesariamente admiran a sus teóricos semejantes, de hecho prefieren aquello que les deslumbra, que desconocen, ajeno a sus dones, incluso inalcanzable. (No hace falta decir a cual me adhiero).
2.
Me divierten series de TV que compaginan actividades al borde del abismo con la "opresión de lo cotidiano "(como diría el gran Bukowski). Desde la inigualable Los Soprano (mafia, familia y gastronomía) hasta Medium, esa serie un poco absurda de Patricia Arquette en la que siempre despierta a su marido a media noche sobresaltada con un sueño premonitorio, incierto don que han heredado sus dos hijas. E incluso Weeds, la madre camello que vende marihuana al vecindario con el chantaje de la asistenta y la Espada de Damocles sobre sus cabezas (como la canción de Lou Reed de uno mis discos favoritos, Magic And Loss).